lunes, 31 de agosto de 2009

CHÍA PA' BOBOS

Reacciones:  

No hay duda, en esta ciudad todos somos bobos. Miles de medidas, situaciones y comentarios profundizan el estado de “bobada divina” por el que atravesamos. Un estado de absoluta pasividad, de total inconciencia o premeditado silencio que nos acerca cada día al trance mental donde no nos enteramos de nada, nada pasa y nada nos importa. Nos volvimos ermitaños alejados de toda razón, juicio o realidad, muy probablemente por “Evitar la fatiga” cual Doctores Chapatines. “Mejor así, porque para qué atormentarnos la cabeza”.

Pero hay clases de bobada que vale la pena diferenciar con claridad. Porque la bobada no es la misma en todos los casos y lastimosamente, hay escalas, grados o taxonomías de la bobería; que aunque injustificables (ya que conducen al mismo lugar: ser bobos), excusan en algo al protagonista del hecho bobático. Esta boba clasificación va así:

El Bobo candoroso:

El bobo que inevitablemente conduce a la ternura y a la comprensión: “Mira, que pesar, pobrecito… Ay pero ayúdenlo que es bobito”.



El Bobo underground:

Un bobo sagaz e intrépido que se excusa en su bajo perfil e imagen semisanta para pasar desapercibido y eludir sus compromisos: “¿Quien? ¿Pedrito? ¿Pero cómo iba a hacer eso? ¡Ese que va a ser capaz!”

El bobo traqueto

Pretencioso y engreído de su insensatez. Abiertamente bobo y explícitamente incompetente. No le importa con cada acción ratificarle al mundo que es un bobalicón perpetuo. “¡Me importa un comino lo que ustedes piensen, acá mando yo y se hace lo que yo diga!”.

El bobo con Alzhaimer

Es tan bobo pero tan bobo, que a veces olvida que debe ocultar su secreta identidad. Indiscreto, torpe y despistado; su bobedad la lleva consigo a cualquier parte, la deja encima de la mesa, regada en la sala, escurrida en el parque como la mochila de un niño cuando llega del colegio. “¿Cuando? ¿Quién dijo? ¡A mi muéstreme dónde aparece eso porque no me acuerdo!”.

El bobo Sexy


Su atractivo es el meticuloso cuidado con el que oculta su tontería. Es un dandy de la boludez. Conoce a todos y a todas porque de todos lados lo han echado. Es un completo petardo de oficio que detrás de un escritorio, finos trajes y olorosos perfumes esconde su ineptitud de funcionario público. “Gordita, háblate con el doptor Gutiérrez, el es queridísimo, yo lo conozco desde el ministerio y seguro te ayuda con esa vaina”


El bobo ermitaño

Es el bobo que no vive acá. Que no le gusta el parque, las calles y la plaza. Nada le gusta, todo lo crítica pero de ahí no pasa. Es el típico bobo que habla de Neruda y el uribismo en el Café Francés, pero no soporta que le pida monedas un desplazado con cara de protagonista de cualquier película de Víctor Gaviria (Vea “La vendedora de rosas”). Lo más lejos que ha llegado desde su casa es Carulla o Plaza Mayor. No ve la hora de regresar a su conjunto porque “Querida… Chía está I-M-P-O-S-I-B-L-E”.

El bobo reminiscente

Se quedó atascado en el pasado. Viejo o Joven con mentalidad de Viejo, jipi trasnochado, mamerto de poca monta, pensionado de la rama judicial o antiguo finquero que idolatra (así tenga 20 años) lo de antaño, lo de cuando “Chía era bueno y había gente decente”. Necesita un líder que le diga qué hacer, cómo pensar y a quién alabar. No cesa de clamar por el general Rojas, el Dr. Lleras, el Che o el mártir Gaitán “pa’ que le ponga orden a esta joda”.

Últimamente no duerme esperando la llegada de los gringos a las bases militares colombianas “porque ellos si son los únicos que pueden arreglar esta vaina con Chavez”.


El bobo oligarca (o con pretensiones de oligarca)

Tiene plata. Es innegable que le debe lo poco que él es a su abolengo o a la fortuna de una tía rica desconocida. Sabe para qué es el dinero y lo usa sin miramientos en inútiles empresas: chocolates, fresas, arequipes, chicles americanos y pilas de la china; para luego terminar invirtiendo el dinero (que todavía le sobra) en una campaña política. Se vuelve caudillo-manzanillo gracias su billetera o sus parientes aunque no haya hecho nada para mejorar su intelecto. “¿Y de cuánto estamos hablando? ¿Cómo voy yo ahí? ¿De a cuanto nos toca?”


El bobo incapaz

¡Tamaña paradoja! Es el que no da pa’ más. De ahí no pasa. Por más que lo intente nunca será suficiente para ascender en la escala de los bobos. Por más cursos por correspondencia, diplomados de emprendimiento, escuelas para el trabajo y universidades, es imposible que logre el desarrollo libre de su personalidad. Los otros bobos se lo comen vivo. Es el idiota útil. El que lleva los mandados, va por el güaro o pone la cara en la oficina de reclamos.

Los vulgares bobos

El resto de los bobos… quiere decir: NOSOTROS. Los que nos dejamos meter el dedo a la boca. Los que reelegimos, los que callamos, los que reclamamos (pero bien debajo de las cobijas). Los que lloramos con un reportaje de Pirry sobre el éxtasis y a la otra semana nos estamos comprando uno para la rumba “minimal” del sábado. Todos nosotros, los moralistas inmorales que nos quejamos cuando ya no hay tiempo de llorar. Los que lloramos sobre la leche derramada. Los que decimos: “Sí ve, ¡se lo dije!”.

Nosotros, ¡los que en el fondo queremos ser alguno de los bobos de arriba!

lunes, 24 de agosto de 2009

“EL BINOMIO DE NEWTON”

Reacciones:  

La humanidad ha planteado duplas legendarias y famosas. Producto de la casualidad, de la maldad, de los acontecimientos históricos o de la genialidad de artistas han surgido innumerables personajes, que ayudados por un secuaz solidario transformaron el valor de la amistad.

Miles de documentos han entregado testimonios concretos alrededor de la amistad perenne o la compañía indispensable para iniciar una aventura. El Quijote y Sancho, configuran el primer recuerdo literario de un binomio dispar y al mismo tiempo integro. Cada uno encontraba en el saber del otro, respuestas e incógnitas desconcertantes pero al mismo tiempo edificantes, en cuanto a la búsqueda del entendimiento.

Manuelita y Bolívar, una pareja plena de anécdotas amorosas que rondaban lo lascivo y censurable hallaron, no sólo en el lecho sino también muy seguramente en las interminables charlas previas o posteriores a la batalla amorosa, un espacio para soportar la avanzada libertadora. No quedan sólo recuerdos de embates amorosos, nos quedan de igual manera las aventuras motivadas por el amor que permitieron soportar las largas jornadas y soledades de la empresa libertadora.

De las parejas producto de la historia no es posible dejar a un lado a Marco Antonio y Cleopatra, Pier y Marie Curie, Don Juan Tenorio y Doña Inés, Josefina y Napoleón, Los hermanos Lumiere, Los Hermanos Wright, Dalí y Gala, Gargantúa y Pantagruel, Watson y Holmes; y miles de binomios fantásticos ausentes, que con su ingenio y personalidad contribuyeron de alguna forma a enriquecer las anécdotas históricas, la filosofía, la ciencia, el arte, la tecnología o la política.

Dejar a un lado los simpáticos secuaces o los disímiles archienemigos de la ficción dejaría este artículo trunco. Ellos, en la libertad de una tira cómica, un filme o una novela de aventuras, reconocen el ideal freudiano del “alter ego” que complementa al ser y que busca liberarse quizás en el reflejo del otro: su enemigo y sus ayudantes incondicionales. Batman y Gatúbela y el Guasón (el más obvio pero el más intrigante héroe), Homero y Marge y Leny, Lorenzo y Pepita, Superman y Luisa y Lex, Donald y Mickey y Minnie, Mortadelo y Filemón, Parker y Mary Jane… Simpáticos y desquiciados secuaces contra el crimen y el aburrimiento, que muy seguramente y al igual que Batman y Robin o Beto y Enrique, nos pusieron a pesar en qué ocurría con sus vidas íntimas más allá de las páginas de un comic o los programas de TV.


Para cerrar, restan las imágenes macabras que nos brindan los trágicos duetos que al unísono con la inteligencia y el crimen, nos despertaron incógnitas sin respuesta acerca de su conducta y actos contra natura. Sansón y Dalila, David y Goliat, Caín y Abel, Bruto y César, Churchill y Roosevelt, Lenin y Stalin, Rasputín y Nicolás II, Nerón y Popea, Bonnie y Clyde, Hitler y Mussolini… Bajos, rastreros y miserables duetos con intereses “loables” nos dieron a conocer la maldad en todas su formas, olores y sabores.



Contubernios incestuosos, complicidades amorosas, sociedades creativas, malvadas intrigas, celos y ataques despiadados; todos ellos liderados a través de los duelos contradictorios que sin duda configuran la historia mundial de la fantasía y la agobiante realidad en pareja.

Resta por encontrar y sugerir las parejas de nuestra historia local. Una historia colmada de singulares alianzas, risibles asociaciones y caricaturescas actuaciones que quizás no harían parte del terreno exclusivo de la ficción. Les dejo algunas: Uribe y Mancuso, Gaviria y Ana Milena, Petro y Gaviria, Arizmendi y Gossaín, Jotamario y Pacheco… Olivo y Gaitán, Sánchez y Varela, Educardo y Torres, Páez y Sánchez (o ahora, Gaitán), el cura y los niños de la sacristía (parejas swinger llamarían otros), Sanmiguel y La Canal…

Todas unidas por un vínculo oscuro y delgado entre la ilegalidad y la traición, entre la genialidad y el descaro. Estas parejas merecen un análisis antropológico, histórico y Psiquiátrico bien interesante. ¿Cuál sería su pareja famosa?
jueves, 13 de agosto de 2009

A LOS OTROS Y A GARZÓN...

Reacciones:  

Un país sin memoria olvida pronto sus penas. Persiste en el horror de su propio desastre. Una y otra vez nos confundimos entre la niebla espesa del recuerdo pasajero y nos regodeamos del pasado como si una simple excusa.

Hoy, diez años después y con exactitud de relojería suiza, traemos por un día -sólo un día- la memoria de un desaparecido más. El buen hombre y atrevido blasfemo. El difamador de verdades e indiscreto amigo. Sólo hoy sus amigos y padres: los medios, recordarán la sombría mañana. Traerán a la memoria otra vez (como cada año) la injusticia, el dolor y la impunidad de su muerte. Todo el día sonarán las notas de tu “Canela”, las imágenes de archivo, los recuerdos vanos y pasajeros de sonrisas entre verdugos.

Mañana será otro día. Otro libro. Otra infamia. Otro artículo para el olvido inmenso que el país acoge y hace suyo. Mañana habrá otros sueños, otras ausencias y otros muertos reclamando su recuerdo. Mañana él regresará a las sombras como los otros de aquel día, probablemente hasta que multitudes reclamen su presencia... y se olviden los olvidos.



HAY OTRAS 5 PARTES MAS...

lunes, 10 de agosto de 2009

SEGUNDA ENTREGA: Entrevista al profesor Canasto

Reacciones:  
CANASTO’S ON LINE


El Dr. Canasto rechazó una nueva entrevista para hablar sobre Chía y la internet. Sin embargo y a manera de contrapropuesta, le ofrecimos al eximio académico de la Escuela Virtual del Sena, un espacio periódico para que nos cuente acerca de las novedades en internet.

(Sí, la sección no es nueva -la hay en todos los periódicos, noticieros, magacines…- la pequeña gran diferencia es que acá hablaremos únicamente de páginas locales).

Que sea este lugar y esta primera columna, el lugar indicado para rendir un tributo a uno de los grandes talentos municipales en el difícil arte de la creación de grupos de facebook: El Dr. Quin. He visto como abre grupos por doquier con tal prolijidad y desenfreno, que parece un maniático-compulsivo o un verdadero exalumno de los cursos virtuales del SENA (¡así como yo!).

Le recomiendo estimado lector, que visite de entre las muchas creaciones feisbuquianas del Dr. Quin (que muy seguramente tienen al borde del colapso al servidor), los siguientes grupos creados con honestidad y ternura, pero eso sí, con muy poco seso:


Top 10 de los mejores grupos creados por el Dr. Quin:



Puesto #3:


EN CHÍA VOTO PARA QUE HOMERO CULMINE ESTE MAL GOBIERNO!!! (Compártelo)


Mordaz e inteligente sátira en donde el mundo animado se une, con magistral habilidad, a la realidad de nuestro burgomaestre: el Sultán de la Gotica. Si quiere divertirse con los chascarrillos y el humor jaimegarzoniano, mejor no haga parte de este grupo. Lo único divertido fue el montaje fotográfico con la colección de gorras atrás.


Puesto #86


¡ YO AMO CHÍA ! (Compártelo)

Otra faceta del Dr. Quin: La expresión patriótica y filantrópica hecha grupo de faisbuc; todo reunido en una campaña con un nombre tan sentido como original: I Love Chía (I Love NY, I Love Medellín, etc, etc.). Reviva una aventura histórica por el municipio con fotos de sus paisajes y comentarios de jóvenes incautos que quizás si quieren a la Ciudad de la Luna.


Puesto #12


La ZONA HISTÓRICA... está HISTÉRICA!!!

Otra atrevida crítica al mal uso del espacio público. Sin temor, el Dr. Quin denuncia gravemente el maltrato al que fue sometida la bella zona histórica y sus paisajes multimillonarios, creados por el antiguo benefactor Rey de los farolitos. Al fin alguien decidió defender lo indefendible. ¿Cuándo aparecerá el grupo para proteger las calles del parque de los asaltantes nocturnos, las bicicletas veloces y los comerciantes desenfrenados? (Males peores que un carro parqueado en una vía).


Puesto # 101


NO PERMITAMOS QUE NOS INSTALEN Y NOS COBREN UN NUEVO PEAJE EN CHÍA!

Con habilidad de oportunista el Dr. Quin crea un grupo para defender los intereses de una comunidad de transportadores agobiada por el esmog, las autopistas. El Dr. Quin insiste en defender lo indefendible


Puesto #2


Nos Unimos con GUILLERMO VARELA: Renovación en la CÁMARA por CUNDINAMARCA!

Al fin una aventura feisbuquiana que revela las intenciones del Dr. Quin: promocionar al candidato que no aprende del fracaso y que ahora se interna en lides políticas aún más tenebrosas: la cámara de representantes. Será que con la ayuda del Dr. Quin, al fin logrará ocupar un verdadero puesto de importancia en la burocracia nacional.


Al final de cuentas y de este top de grupos en faisbuc, vale la pena preguntarse: ¿Cuáles son las intenciones al acumular tantos miembros en tan nobles causas? ¿Será reenviar más adelante muchos correos anunciando más candidaturas?

¡AGREGUE EL SUYO!

La burócrata de cabecera de “El chinchoso”, Doctora Josefina Lamprea, nos complace con una serie de indicaciones, a manera de principios inobjetables, sobre el ejercicio de la disciplina de partido y de la verdadera oposición.


“Chinchosos:

Con motivo de su reciente aparición me permito entregarles algunas sugerencias acerca del buen ejercicio político. No pretendo emular al benignísimo Nicolás de Maquiavelo; lo que sí busco, es acercarme lentamente a su fantasma, que hoy día ronda la comarca de Sabana Centro:


Señor Miembro de Partido o aspirante a candidato de lista:


1. Alégrese de la desgracia ajena. Regodéese con los fracasos de su enemigo político. Sin embargo, y cuando la ocasión lo amerite (plaza pública, debate público o cabildo abierto), no ataque a su enemigo. Compréndalo, siéntalo como suyo. Recuerde: el también es político.


2. Lidere un movimiento inservible. Hágase representante legal de una asociación de animales desamparados, recoja firmas para el referendo del agua, marche con antorchas para que acabe el contrato con Hydros; o en el peor de los casos, abra un grupo de facebook rechazando el mal uso de la vía pública, o diciendo que el alcalde se parece a Homero Simpson o si para usted la internet es pura pornografía modere un grupo en el que escoja la mujer más linda de Chía.


3. Realice un curso de acrobacia en el “circo del sol” o en el de los Hermanos Gasca. Es fundamental aprender a hacer acrobacias entre la opinión y saltar de un lado al otro, según la tensión de las cuerdas o el color de la carpa. Si no encuentra cupo en estas prestigiosas instituciones, ahorre un poco más y realice un curso de paracaidismo… También es importante saber caer de pie. Muy cerca a usted le darán referencias Exalumnos destacados.


4. Consígase un buen número de cortesanos. Ellos le darán información pertinente sobre la movida popular y en el mejor de los casos servirán de carne de cañón para una futura encerrona a cualquier funcionario de cualquier administración. Pero recuerde, lo aprendido en el curso de paracaidismo: “un salto hacia atrás lo dejará ileso de cualquier represalia”.


5. Juegue con los medios de comunicación. Sírvase de la internet, de panfletos, amigos “periodistas” o cualquier medio que le sirva como estrategia de difusión para sus más nobles causas. Ellas darán su recompensa, al final de cuentas alguien lo leerá o escuchará.


6. Rechace la corrupción, luche contra el terrorismo, tome como bandera la seguridad, la cultura o los niños desamparados; bajo cualquier causa son empresas de buenos sentimientos que lo llenarán de satisfacciones personales y le darán un falso halo de filántropo.


7. Haga pataletas. Si el jefe no lo apoya o la comunidad se olvidó de usted, arme un tierrero. Esta estrategia le generará recordación entre el público que lo tenía olvidado. Regrese al punto número cinco (5).


8. No se case con partidos. Recicle sus ideas, “refrésquelas” y si es posible recoja firmas para la creación de un modelo de partido independiente en el que las banderas sean el uribismo, la justicia social, la niñez desamparada y la educación gratuita. No importa a qué partido pertenezca, lo importante es tener presente los preceptos número seis y siete.


9. Recuerde que está ahí por dinero. Silva, Policarpa, Garavito e Isaacs deben estar en su billetera y en su mente. Esta empresa política será por poco tiempo si no reúne las riquezas necesarias para una reelección. La política es un escampadero para poder cambiar de carro, montar una empresa de construcción, comprar una volqueta o mejorar el nivel de vida familiar.


Tómese como principio ético y actitudinal el numeral nueve (9). Todas las recomendaciones vienen sustentadas en “los amigos billetines”. Si necesita alguna ayuda adicional no contemplada en el anterior texto, mándese la mano a la billetera y recuerde que ahí hubo, hay o habrá dinero por montones para su próxima candidatura”.

"...Y es que cualquier desprevenido que visite Chía y pise por primera vez su calles adoquinadas y limpias, podría imaginar que está en un pueblo europeo. Bicicletas y ciclorrutas por doquier, grandes y numerosos establecimientos comerciales, bancos, más de 10 concesionarios, sede de universidades privadas y de más de 80 colegios de estratos cinco y seis, reflejan la riqueza de esta ciudad de 110 mil habitantes, que está a menos de una hora de Bogotá” EL TIEMPO. 17 de Abril de 2009 – Autor: Diego Castiblanco


Si no ha leído el artículo original: “EN CHÍA SE VIVE COMO EN OTRO MUNDO”, léalo acá:


Entrevista virtual al (o la) redactora del artículo: “EN CHÍA SE VIVE COMO EN OTRO MUNDO”


Revelamos la verdadera identidad del periodista del periódico “El Tiempo” que escribió tan extraño artículo. En esta “entrevista” explica las razones más que infundadas para su redacción, al mismo tiempo que se revela “El extraño caso del ermitaño Don Carlos”.


Portando unas gafas oscuras y un sombrero ala ancha de medio la’o, que me recordó la extraña presencia de una delincuente en desuso (Pedro Navajas); la periodista X se sentó a mi lado. Estaba ataviado (¿o ataviada?) como su alter ego: Yolima Tibaquirá. Se presentó con timidez y sin poder evitar la molesta sensación de la vergüenza. Inmediatamente el equipo de redactores de “El Chinchoso", inició la preguntadera:


Sumercé, ¿Quién putas le dijo que todo el mundo en Chía vive como en otro mundo?


“Disculpenme muchachos. El título lo encontré poético, nada más. Sentí que podía darle un rumbo al texto como… como… algo así de ciencia ficción. Pero, lo acepto no fue buena idea. Siempre había querido escribir de la ciudad en que dormí durante toda mi carrera de periodismo; aunque por las críticas recibidas no creo que haya sido buena idea. Perdónenme”.

Mientras una lágrima caía sobre su rostro, nuestro más incisivo redactor, conocido por su alto sentido social y humano: el Dr. José Obtuso Gaviria, interpeló hábilmente:


¡Niña de Dios! Yo sé, en tu título estaba presente la ironía y el sarcasmo, te entiendo. Pero, al final del texto ese mensaje se diluye, se vuelve confuso…


¿Lo crees? El otro mundo es el que, como quería decir en el artículo, pertenece al 70%; el de las personas que viven mal, o mejor las que también viven bien. Ah, y también tuve en cuenta el espíritu agricultor del municipio, dije que el del 1% es campesino de verdad… ¿No estuvo bien?


¿Eso qué quiere decir? ¿Qué el 70% (aparte de los ricos con casas de más de 4.000 millones) vive mal o vive bien? Ahí si no entiendo…


No, no, no… A ver te explico: en el artículo hablo de que más del 99% por ciento de los habitantes tiene una cobertura en agua, alcantarillado, salud y educación. Eso quiere decir que en Chía todo el mundo vive bien…


Aja…


Chía es un paraíso, ¿no te parece?


¿Qué fuentes te dieron esa información?


En la oficina de propag… perdón de Estadísticas Oficiales (OEO) de la alcaldía. Y las contrasté con Doña Uvita, la señora que tiene una mansioncita en Yerbabuena y que tiene un puestecito de postres en Centro Chía… ¿No son buenas fuentes?


En fin…


Ya se los dije… No me hice entender. Yo quería crear un mundo lírico entorno a la Ciudad de la Luna, la ciudad que me vio dormir…


Lo sabemos eres sólo una chiquilla (¿o chiquillo?). Pero una duda si me asalta, ¿Quién es Don Carlos?


A ver… Don Carlos es un personaje sin par. El me dijo: “Ven para acá y escribes sobre mi casa”. La idea me pareció soñada. Escribir sobre mi vecino, el señor que siempre veía caminar por su huerta de tres mil hectáreas… Eso me conmovió. Era un homenaje, un…


Exaltado, el mensajero de la revista “El Chinchoso”, no soportó más e increpó: ¿Usted cree que todos somos como el puto Don Carlos?


Puessss… sí. Don Carlos es como un personaje de novela. Todas las mañanas se pone a caminar y yo lo veo ahí, desde el mirador de la finca, mientras tomo mi desayuno dietético, y me parece encantador… Aunque a decir verdad nunca lo he visto salir de la finca… Yo creo que es un pensador, un ermitaño, un filósofo…


Entonces, ¿por qué cree que todos somos así? –Contrapreguntó nuestro mensajero –Mire, Don Carlos dice que Chía “es un pueblo donde se puede vivir tranquilo”…


Yo salgo en la Camioneta BM de mi pá y la variante es tranquilísima. Voy a Andrés y no veo un policía porque no se necesitan. Todo es divino y sosegado… Me molesta un poco la bulla de los camiones, pero de resto todo es como un paraíso.


Sin miramientos, nuestro “gerente de mandados”, lanzó un puño que hábilmente esquivó la joven periodista. José Obtuso lo alejó y le redactó, en el acto, un memorando sancionándolo por el resto del día. Lo que no sabía la periodista era que su mamá había sido atracada por una banda reconocida en el municipio en la que había recibido una puñalada cuasimortal.


“Por gente como esta, ahora sí creo que Chía es insegura… ¡Qué tal!”

Frente a esta abrupta intromisión de nuestro funcionario, la entrevista fue suspendida. De la nada apareció un hombre montado en una BM. Sin hilar muy delgado reconocimos a Don Carlos que llegaba en su auxilio. Era el padre de la periodista (¿o periodisto?), que rondaba la zona protegiendo a su retoño. Yolima (o Diego) y Don Carlos se alejaron en silencio.


En el aire quedó nuestra última pregunta: ¿Su fetiche erótico-onírico es Europa? o ¿simplemente generaliza al creer que por ser un municipio, Chía no puede tener bancos, calles adoquinadas, concesionarios, ciclo rutas o colegios privados?


Ahí comprendimos, no sólo que el artículo era una apología a las hazañas otoñales de Don Carlos con algunos tintes freudianos, y por lo tanto carecía de objetividad; sino también entendimos que el título era casi correcto: “En Chía se vive como en otro mundo”, o más bien: “En Chía MUCHA GENTE vive como en otro mundo”... Mientras los que acá vivimos soportamos el mundo real.

CALLE 13 INTELIGENTE?

CALLE 13 INTELIGENTE?
Más sensatos que muchos "colombianos"

¡COMENTA O TE MUERDO!

¡COMENTA O TE MUERDO!